Skip to main content
Ver productos

El hígado es un órgano que desempeña diversas funciones para el correcto funcionamiento del organismo. Desde purificar la sangre hasta convertir los alimentos en energía, es considerado uno de los órganos más importantes para la vida humana.

No obstante, los malos hábitos y un estilo de vida poco saludable lo vuelven propenso a sufrir enfermedades hepáticas como la cirrosis, hepatitis, hígado graso, etc.

Esto puede alterar el funcionamiento del organismo y generar diferentes problemas. Aún con ello, muy pocas personas saben como tratarlas.

Por ejemplo, ¿cómo debe ser una dieta para tratar o prevenir el hígado graso? Esta condición afecta tanto a personas delgadas o con sobrepeso, y está muy relacionada con la alimentación y la actividad física.

En nuestro país, es común escuchar que diferentes personas padecen esta condición, ya que nuestra comida peruana combina diferentes carbohidratos en cantidades mayor a lo que nuestro cuerpo requiere.

La calidad de la dieta juega un papel muy relevante en el tratamiento de esta patología, ya que existen estudios donde un cambio en la alimentación tiene efectos más positivos, sin necesariamente mostrar una gran disminución de peso.

Actualmente, no existen fármacos que traten directamente esta condición. Sin embargo, existen alternativas naturales que pueden contrarrestar el progreso y daño hepático.

Por ello, en Feria Nativa, te traemos todo lo que debes saber para desinflamar el hígado de forma natural y recuperar su buena condición.

Enfermedades hepáticas


Las afecciones en el hígado suelen ocurrir, principalmente, por tener malos hábitos alimenticios.

Una ingesta excesiva de grasas sobre exige a este órgano, lo cual ocasiona una inflamación o la obstrucción de los canales biliares.

Por otro lado, el alcohol en exceso también puede desencadenar problemas hepáticos. Para descomponer las bebidas alcohólicas, el organismo produce sustancias altamente tóxicas que eliminan las células del hígado.

Por lo tanto, el exceso de estas toxinas ocasiona que no se puedan quemar las grasas y se acumulen.

Cómo limpiar el hígado de forma natural

1. Cambiar nuestra nutrición

Como mencionamos anteriormente, las grasas inflaman el hígado. De esta manera, el primer paso será cambiar nuestra dieta por una que sea baja en grasas y calorías.

No obstante, no todas las grasas son negativas para la salud del hígado. Concretamente, las grasas saturadas y trans (carne magra, margarina, frituras, etc.) son las que debemos evitar, pues aumentan el colesterol malo y los triglicéridos en exceso.

Por otro lado, las grasas saludables como el aceite de oliva o el omega 3 ayudan a reducir el colesterol malo y regulan la función del tejido adiposo.

2. Consumir más fibra

La fibra es la parte del alimento que nuestro cuerpo no puede digerir. Por lo tanto, se mantiene intacta y sin absorber durante el paso por el intestino.

Esto la convierte en una sustancia beneficiosa para nuestra salud, ya que absorbe agua (fibra soluble) y retarda la digestión y absorción de nutrientes. Con ello, se evitan los picos de insulina y nos dan mayor saciedad en cada comida.

También, existe otro tipo de fibra que no se diluye en agua (fibra insoluble), pero que conlleva el movimiento de los alimentos y agrega volumen a las heces. Estas evitan el estreñimiento.

Ambas fibras son importantes para limpiar el hígado, ya que evitan la absorción y reabsorción de las grasas. Existe un mecanismo en nuestro cuerpo que, para digerir las grasas, utiliza los ácidos biliares provenientes del hígado.

Estos ácidos están compuestos por colesterol y se reabsorben en el intestino. Sin embargo, cuando consumimos fibra, este colesterol se elimina por las heces, siendo un beneficio en el control de lípidos de nuestro cuerpo.

Otro de los beneficios de la fibra es que evita la rápida absorción de glucosa y, por lo tanto, la liberación de insulina. La insulina es una hormona que se encarga de evitar que haya mucha glucosa (azúcar) en la sangre.

Cuando comemos alta cantidad de carbohidratos, en especial los refinados (azúcar, arroz blanco, pasta y pan blanco), se libera gran cantidad de esta hormona, ocasionado el almacén de estos en forma de grasa.

Por consiguiente, la fibra no solo evita la absorción de nutrientes en exceso, sino que evita que estos se almacenen en forma de grasa, ayudando al hígado, ya que limpia nuestro cuerpo.

Se requiere de 20 a 35 gramos de fibra al día para un óptimo estado de salud . Está la podemos encontrar en cereales integrales (avena, arroz integral, trigo integral, cebada, quinua y kiwicha), hortalizas (verduras y legumbres), frutas, frutos secos y semillas.

3. Tomar abundante agua

El agua es vital para limpiar el hígado, ya que ayuda a filtrar mejor las toxinas del cuerpo para su eliminación. Asimismo, el agua facilita el correcto funcionamiento de los riñones, quienes eliminar otros desechos del organismo.

Por otro lado, el agua interviene en distintos procesos básicos del hígado, por lo que es recomendado mantenerlo hidratado.

Las Academias Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos recomiendan tomar 3.7 litros (15.5 tazas) de agua al día para los hombres.

Para las mujeres, la ingesta debe ser de 2.7 litros (11.5 tazas).

4. Agrega vegetales y frutas en tu alimentación

Una dieta rica en vegetales y moderado consumo de frutas te brindarán los antioxidantes y antiinflamatorios que tu hígado necesita.

Sumado a esto, existen sustancias con estas propiedades específicas como por ejemplo, la cúrcuma, espirulina, acaí, jengibre (kion), camu camu, cacao, té, infusiones y omega 3.

Estas sustancias evitan la oxidación y el deterioro de las células de nuestro hígado, previniendo la progresión del daño hepático en esta enfermedad.

5. Consume complementos alimenticios naturales

Como mencionamos anteriormente, existen ciertos productos naturales que pueden ayudar a tratar las inflamaciones en el hígado.

– Alcachofa: “el mejor alimento para el hígado y la vesícula”

La alcachofa es una hortaliza rica en fibra que ayuda a limpiar el exceso de grasa de nuestro cuerpo. También, contiene sustancias antioxidantes que previenen la inflamación del hígado.

A su vez, contiene cinarina, la cual es una sustancia que activa la producción de bilis, ayudando a la digestión y a la liberación de colesterol que puede ser eliminado por las heces.

Como complemento, es habitual encontrar alcachofa en extracto o harina.

– Vinagre de manzana

Tratamiento casero conocido por regular la glucosa en sangre. Ayuda a controlar los niveles de triglicéridos y colesterol, previniendo la acumulación de estos en el hígado.

Se aconseja una cucharada de vinagre de manzana en un vaso de agua antes de cada comida.

– Cúrcuma o camu camu


Tanto la cúrcuma como el camu camu son potentes antioxidantes que ayudan a contrarrestar la inflamación del hígado ocasionado por la oxidación de las grasas.

– Hercampuri

El Hercampuri es una hierba que tiene un efecto antiinflamatorio en el hígado, estimula la liberación de los ácidos biliares, y regula los niveles de triglicéridos y colesterol.

 

Para concluir, es fundamental comprender que cada cuerpo es diferente y que algunos tratamientos pueden ser más efectivos en unas personas que otras, ya que pueden existir otras condiciones de base, como gastritis, diabetes, colon irritable o estreñimiento.

Por esta razón, en este artículo te hemos brindado varias alternativas que se adapten a lo que tu cuerpo necesita. Deseamos que sea de gran ayuda para ti.

Ahora que ya conoces las alternativas, te invitamos a seguir aprendiendo y que puedas leer cómo disfrutar de la comida peruana de forma saludable.

 

 

Fuentes

Lic. Nutrición y Dietética, Andrea Navarro CNP 8711

 

 

Dejar tu comentario