Alimentación sana y natural, del productor a tu carrito

Comprar a un local, en el campo o en el mercadito más cercano no cabe duda que tiene una gran diferencia a comprar en un retail o centro comercial. Este tipo de negocios, más pequeños, tienen un trato característico, más cercano y siempre abiertos a conocer las necesidades de sus clientes y ahorrar costos.

En este contexto, desplazar a proveedores que cosechan frutas o verduras desde el campo a comercializar directamente y sin intermediarios se basa, principalmente, en la gestión integral de la cadena de distribución. Además, de esta forma los productos que se ofrecen ganan inmediatez y el consumidor los consigue en su punto óptimo.

Hoy, al 2021, son cada vez más las pymes que optan por eliminar a los intermediarios de su proceso productivo. Esto les permite tener un trato más directo con el consumidor final, controlar mejor los productos en la cadena de valor y, sobre todo, ahorrar costes.

Además, con la revolución tecnológica y la crisis generada con la pandemia muchas organizaciones se han volcado a Internet para ofrecer un amplio abanico de oportunidades. De esta forma, se dan cuenta que a través de una página web o mediante otras plataformas online pueden llegar a más clientes, potenciar su imagen de marca, prescindir del almacén y conocer las necesidades de sus consumidores.

Hablar de proveedores que usan este sistema de ventas, a través de internet, vale la pena para ilustrar el beneficio desde la parte de alguien acostumbrado a vender cerca de su localidad. Puede que se crea que no tiene sentido que un campesino utilice un intermediario si puede bajar a la plaza del pueblo y vender sus productos el día de mercado, sin incurrir en mayores costes. Sin embargo, si no tiene suficiente demanda, no le queda más remedio que despacharlos a un tercero que, a su vez, los colocará en otro comercio.



No obstante, comprar directamente al proveedor no solo trae consigo una serie de beneficios para las pymes, sino que el cliente final también gana en este sistema de comercio justo.
Dado que la alimentación es lo más importante y determinante para la salud, conocer el origen de lo que los productos y dónde se cultivan ayudará mucho a seleccionar aquello que garantice calidad. Con el consumo mayoritario de verduras y frutas sostenibles, se evita la presencia de productos insecticidas. Los vegetales sostenibles tienen más concentración mineral, más vitaminas, más aceites esenciales, más antioxidantes y menos agua, además de ser más aromáticos y, por supuesto, más sabrosos.

Si se opta por la opción de comprar online al productor, no solo se conoce el origen de los alimentos, sino también, en algunos casos se conoce a la familia campesina o ganadera y al proyecto de vida que hay detrás. Además, se le atribuye valor a una región: los productores locales son auténticos intérpretes de un territorio con una tradición y sabiduría singulares. Sabiendo sobre ellos se descubre información relativa al tipo de cultivo, las variedades, los cuidados, así como las prácticas empleadas.

Comments